View All Galleries

Lo que realmente debe ser el “Engagement” con los estudiantes y cómo lograrlo

Muchas veces hemos tenido un aula en la que la falta de interés o motivación obstinada en los estudiantes amenaza con socavar el ambiente de aprendizaje positivo que hemos tratado de crear. ¿Cómo podemos cambiar esto?

Un primer paso es saber “escuchar” que solo “hablar”. La raíz de la palabra francesa “comprometer” significa “hacer una promesa.” Tal vez podríamos hacer una promesa para escuchar alos intereses, esperanzas y sueños de nuestros estudiantes y el trabajo en descubrir formas de hacer que nuestras lecciones sean relevantes para ellos. Después de todo, el mundo siempre está interesado en algo, lo cuál no siempre debe ser exactamente lo que a nosotros nos interese. En muchos casos, tenemos que construir algunos puentes para ayudar a conseguir ese objetivo.

Vamos a empezar con algunos conceptos básicos:

Compromiso del Comportamiento: Cuando los estudiantes buscan conseguir su trabajo  a tiempo, están participando en las discusiones en clase y siguen las reglas de la escuela.

Compromiso emocional: Cuando los estudiantes sienten emoción de estar en clase, ¿están realmente interesados en las lecciones?

Compromiso cognitivo: Están tratando activamente de aplicar los conocimientos que aprenden en una clase a otras clases y para la vida fuera de la escuela, y están utilizando estrategias metacognitivas.

¿Qué maestro no quiere ver estas cualidades presentes en su salón de clases?

Ahora que hemos revisado su importancia, vamos a explorar algunas ideas sobre cómo participar, y volver  participativos a nuestros estudiantes.

1) Evaluar: Al comienzo del año (y, de hecho, durante todo el año), queremos saber más acerca de donde provienen las habilidades de nuestros estudiantes, un proceso que informa nuestro enfoque de diferenciación. A esto se le conoce como “la evaluación formativa ” que es una de las armas más poderosas en el arsenal de un maestro. La “evaluación” viene de “assidere” latin que significa “sentarse al lado.” Este origen se refleja en el proceso de formación, ya que los maestros trabajan junto a los estudiantes, evaluar la evidencia y hacer ajustes en la enseñanza y el aprendizaje.

2) Mantener a los estudiantes avanzando: Esta prioridad impulsa todo lo que hacemos con los estudiantes, incluso los pequeños movimientos como invitar a los lectores soñolientos a sentarse en la parte de adelante de la clase. Algunos estudios y análisis han encontrado una clave para la motivación intrínseca es sentir que están haciendo progresos en el trabajo significativo. Podemos reforzar la motivación intrínseca, haciendo hincapié en las pequeñas victorias.

3) La diferenciación de tareas: Los estudiantes pueden completar el mismo tipo de tareas mentales, mientras que la producción final sea de diversos resultados. La idea es que los estudiantes pueden adquirir el dominio incluso al completar diferentes tipos de misiones, o un número diferente de  asignaciones (un gran proyecto vs. cinco misiones más pequeñas). Esto sucede en los salones de clase durante el tiempo de lectura libre, cuando los estudiantes practican el uso de estrategias de lectura similares al leer diferentes libros. Tenemos algunos estudiantes la lectura de libros de 300 páginas mientras otros leen una serie de textos mucho más cortos. Mientras el nivel de texto es un reto y los estudiantes están utilizando estrategias de lectura para mejorar la comprensión y el análisis de la unidad, entonces la longitud / género / tema del libro no tiene por qué ser uniforme o monótona.

4) Reconocer  el esfuerzo y aprender de los errores: Una forma de animar a todos los estudiantes a trabajar en su más alto nivel de productividad y capacidad intelectual es alabar el esfuerzo y no la inteligencia. Enseñar a los niños la diferencia entre una “mentalidad de crecimiento” (la creencia de que la inteligencia se puede desarrollar a través del esfuerzo y la práctica) y una “mentalidad fija” (la creencia de que la inteligencia es innata). Una forma de desarrollar “mentalidad de crecimiento” de los estudiantes es para alentarlos a arriesgarse a hacer (y aprender de los errores). Algunos estudiantes tienen miedo de cometer errores y ser ridiculizado por ello. Queremos convertir esa actitud en su cabeza, ayudándoles a aprender que, como dice Dweck, deberíamos  “celebrar errores.”

5) El uso de grupos flexibles: Algunos veces se confunde con la práctica el hecho de agrupar a los estudiantes por niveles de habilidad y la enseñanza de esos pequeños grupos. Si bien esto es a veces necesaria y valiosa, también es importante que los estudiantes tengan la oportunidad de participar en grupos basados en intereses, grupos de habilidades mixtas, grupos estudiantiles elección, y otras variaciones. den contribuir en una variedad de contextos.”

Mantener estas estrategias en mente puede ayudar a nuestros estudiantes se mueven en la dirección correcta (y nosotros!) – Así qué ¡Adelante!

Capta más alumnos para tu escuela, solicita una asesoría gratis: https://goo.gl/jH5ewH

Tags: , , ,

Facebook