View All Galleries

Más allá de la inscripción: factores que debe considerar una universidad para mantener las cifras de su población estudiantil

Para una institución educativa el poder asegurar la inscripción de nuevos estudiantes es una tarea de gran mérito. Ya sea gracias a un nuevo enfoque publicitario o el ofrecimiento de ventajas que satisfagan las necesidades inmediatas del estudiante, el aumentar la matrícula aún requiere de gran esfuerzo por parte de las oficinas de comunicaciones e informes.

Pese a ello, un factor como el índice de deserción estudiantil tras el primer semestre sigue siendo uno de los grandes problemas de las universidades. Aún cuando se registre un aumento de ingresos al inicio del primer periodo, tras los primeros meses es posible que el 35% de estudiantes se den de baja temporal o permanente.

Este fenómeno, desgraciadamente, no sólo compromete la mejora de dicha institución ante la falta de un capital constante –tanto en la cancelación de remodelaciones en sus instalaciones como en la postergación de los programas de capacitación de su profesorado –, sino que limita su presencia dentro de la oferta académica general.

Por ello, en Consultoría para Colegios, retomando una reciente investigación que generó PrettyGreen en materia de canales de comunicación con los jóvenes universitarios, te presentamos las consideraciones que debes de tomar para reducir, e incluso evitar, la peédida de estudiantes de forma tan temprana:

  1. La inscripción no es una victoria inamovible:

Muchas instituciones, incluso las que son respaldadas por varios años de experiencia en el rubro, cometen el error de romper la comunicación directa con el estudiante tras la semana de inducción. Al culminar el periodo de inscripciones, los departamentos de promoción y comunicaciones consideran que su labor está finalizada.

No obstante, está comprobado que la falta de esta atención personalizada en la psique del estudiante, la cual cumplió un papel clave en la elección universitaria, puede orillar a que el nuevo miembro del cuerpo estudiantil perciba este “silencio” natural como una falta de interés en su permanencia y decida desertar.

A través de perfiles de personalidad, identifica al sector estudiantil más propenso a dejar la institución y prolonga el canal de comunicación para que se sienta un elemento importante. La construcción de lealtad en los estudiantes es difícil, pero con el enfoque adecuado no es imposible.

  1. Mantén a tu universidad activa dentro de sus intereses:

A mitad del semestre el caer en una rutina es casi imposible de evitar: la primera impresión de lo novedoso que resulta la educación universitaria, así como la libertad de elegir las actividades extracurriculares, se desvanece a mediados del semestre y el estudiante es más propenso a enfocarse en lo negativo.

Para evitar esta conducta, origina eventos internos que subsanen esta falta de actividades fuera de lo programado para preservar el sentido de constante cambio mientras el estudiante se adapta del todo a su nuevo entorno. Opciones como festivales, torneos deportivos o muestras culturales en las inmediaciones de la universidad permitirán enriquecer la imagen del colegio como una fuente interminable de conocimiento y nuevas experiencias.

  1. Superar los periodos vacacionales:

En más de una ocasión los primeros meses de asueto entre semestres pueden desgastar la recién formada relación entre universidad-universitario: el asombro de una nueva etapa se disipa y los intereses en el adolescente pueden cambiar drásticamente.

En la mayoría de los casos esto tiende a ser una respuesta pasajera en el proceso de ajuste de cada estudiante, pero para evitar cualquier contratiempo fruto de un carácter impulsivo, se recomienda a la universidad mantenerse presente en la vida de cada individuo aún en vacaciones. Claro está que este contacto debe de ser programado como algo espaciado con el fin de evitar una comunicación que pueda interpretarse como agresiva o, en dado caso, desesperada.

El elegir el recordatorio de actividades futuras o fechas importantes en el calendario escolar es ideal para mantenerse en el mapa de intereses de los estudiantes de nuevo ingreso; permitiendo que la baja voluntaria de estudiantes sea un problema controlable.

Te sugerimos contemplar este trio de puntos en tus futuras planeaciones, los adecues a los procesos que ya tengas instaurados en tu equipo de trabajo y permitas que tu matrícula de ingreso no sólo sea una cifra que cumpla expectativas de inicio de cursos; sino que represente a tu universidad como una empresa preocupada por el bienestar de sus alumnos y capaz de responder a sus necesidades a corto y largo plazo.

¿Necesitas Captar más Alumnos?
Solicita una Asesoría 100% GRATIS: >> AQUÍ 

Facebook